El uso del chupete y del biberón, corriente y generalizado entre los pequeños, no debe prolongarse más de la cuenta. Son hábitos, que pueden provocar una mala oclusión o maloclusión en un futuro no muy lejano. Si este hábito se abandona antes de los tres...