Tratamiento endodóntico para niños

El tratamiento endodóntico, también conocido como endodoncia, se centra en el cuidado la pulpa dental. La pulpa dental contiene el nervio y los vasos sanguíneos que aportan oxígeno y nutrientes al diente. Cuando ésta está afectada o infectada, la endodoncia suele ser el único procedimiento posible para intentar salvar la pieza dental y no tener que extraerla. Pero ¿pueden recibir el mismo tratamiento los niños? ¿No es mejor extraer el diente de leche que realizar una endodoncia?

El tratamiento endodóntico puede realizarse tanto en los adultos (dientes permanentes) como en los niños (dientes de leche). Aunque los dientes primarios acabarán cayendo, puede que el odontopediatra recomiende arreglar la pieza en cuestión, a no ser que tenga que caer muy pronto. ¿Por qué? Los tienes de leche son importantes para la masticación y para el habla. Además, también mantienen los espacios para los dientes permanentes que los sustituirán. Si tu hijo pierde un diente de leche de manera muy temprana, los dientes vecinos se pueden mover hacia el espacio edéntulo. Esto podría bloquear la erupción de los dientes permanentes o causar que crecieran inclinados.

Hay dos tipos de tratamiento endodóntico que se realizan a los dientes de leche. La terapia con pulpa vital, en la que se retira la pulpa de la corona del diente pero no de la raíz. Y la terapia con pulpa no vital, también llamada tratamiento de canales radiculares, en la que se remueve tanto la pulpa de la corona como la de las raíces. Si ninguno de estos dos métodos puede arreglar el problema, se tendrá que extraer el diente.

¿Tratamiento endodóntico o extracción?

En función de la situación del diente, será mejor elegir un tratamiento endodóntico o una extracción, dependiendo de:

  • Qué diente está afectado.
  • Cuándo le toca caer al diente.
  • La cantidad de daño del diente.
  • Si el problema ha afectado al hueso o a las encías.

Puede que tu hijo necesite un tratamiento endodóntico si:

  • Sufre dolor dental en cualquier momento y sin motivo aparente.
  • Tiene un diente muy sensible a los cambios de temperatura.
  • Tiene un diente roto o con una caries grande que expone la pulpa.

Después del tratamiento endodóntico puede que tu hijo tenga un poco de dolor en la zona afectada, por eso se indicarán los medicamentos analgésicos correspondientes según su edad.