El síndrome de la boca seca o xerostomía

La boca seca o xerostomía es una situación de lo más común en la clínica odontológica, siendo especialmente frecuente en personas de edad avanzada o pacientes que ingieren gran cantidad de fármacos por diferentes razones. Se caracteriza por la falta de secreción salival, una alteración que puede tener múltiples causas. La boca seca puede dificultar el hablar o incluso el comer (en los casos más severos), así como provocar mal aliento, caries u otras infecciones bucales.

La saliva es un elemento esencial para mantener nuestra boca saludable, se concibe como la primera barrera que protege nuestro organismo de agentes externos. Está formada por componentes que evitan que los alimentos se adhieran al diente y permitan, así, la ingesta y digestión. Cuando el flujo salival se reduce, se tiende a generar la boca seca, que produce una sensación de falta de saliva constante. En algunos momentos puntuales puede ser normal, tales como cuando estamos nerviosos, afligidos o llevamos mucho estrés acumulado.

Los síntomas más frecuentes de la alteración son la sensación de ardor y dolor en la lengua, la aparición de fisuras en los labios, el aumento de la sed o, en determinados pacientes, la dificultad de ponerse y quitar la dentadura postiza. Sin embargo, uno de los primeros síntomas que detectan los pacientes con xerostomía es que la saliva se vuelve viscosa y espumosa. Cuando se detectan los síntomas de forma puntual, los dentistas en Clínica Dental Zendrera apuestan por diferentes medidas de prevención:

–          Para poder masticar y tragar con mayor facilidad, así como para apreciar el gusto de los alimentos, es aconsejable tomar sorbos frecuentes de agua o bebidas no azucaradas.

–          Es recomendable evitar bebidas que contengan cafeína, como café o té.

–          También es recomendable evitar consumir sustancias como el tabaco y el alcohol, así como alimentos picantes o salados que, combinados con el síndrome, pueden generar dolor en la cavidad bucal.

–          Para recuperar y mejorar el flujo salival, es aconsejable masticar chicles sin azúcar o chupar caramelos también sin azúcar.

Aunque las recomendaciones ofrecidas consiguen mejorar los síntomas de la boca seca o xerostomía, lo esencial es consultar con el dentista, que conseguirá determinar la causa del problema. De hecho, el tratamiento de la alteración está relacionado con la eliminación de la causa que la produce. Cuando no es posible revertir la causa concreta, se puede acceder a tratamientos con fármacos especiales que estimulan la secreción salival o sustituir la misma con las conocidas salivas artificiales.

Para evitar contraer el síndrome de la boca seca es especialmente relevante  llevar a cabo una correcta y diaria higiene bucal. El cepillado y el uso de enjuagues orales a diario tienen un papel determinante en la prevención de la mayoría de enfermedades que pueden aparecer en nuestra boca.