Implantes de carga inmediata

La mejora en las técnicas de colocación de los implantes dentales así como la utilización de materiales más adecuados para la biocompatibilidad con el organismo, como es el circonio, por ejemplo, ha supuesto una auténtica revolución en el campo de la estética y salud dental.

Gracias a ello ya nadie duda a la hora de apostar por esta opción y conseguir así recuperar su mejor sonrisa a la vez que se asegura de que el resto de dientes sanos se mantienen correctamente colocados y estructurados, sin apiñamientos que puedan dificultar la vida normal del paciente.

Sin embargo, la colocación de los implantes dentales tiene un problema evidente en el sentido de que desde el momento en el que se coloca el implante hasta que se puede llegar a fijar la prótesis de manera definitiva deben de transcurrir unos meses.

Esto se debe a que para garantizar la durabilidad del implante y su aceptación por parte del organismo se necesita que se lleve a cabo el proceso de osteointegración en virtud del cual el propio cuerpo recubre al implante fijado previamente en la estructura ósea del paciente con sus propios tejidos.

Durante este tiempo el paciente tiene que mantener su boca sin la prótesis dental definitiva, con el problema estético que ello puede provocar.

Por ese motivo han aparecido los implantes de carga inmediata que se encargan de solucionar este pequeño problema, ya que desde el mismo momento en el que se coloca el implante se puede colocar la prótesis.

Esto se consigue gracias a la osteointegración dinámica, es decir, que el proceso de osteointegración se realiza a la vez que la prótesis dental realiza ya su trabajo, favoreciendo el factor estético.

Evidentemente, existe un mayor riesgo de rechazo del organismo al implante por lo que se suele recomendar que estos implantes de carga inmediata se utilicen más para sustituir a las piezas dentales anteriores, que reciben menos presión durante la mordida.

De cualquier forma, el grado de éxito es también elevado, aunque sin llegar al éxito de los implantes habituales, con lo que sí es recomendable sobre todo para aquellos pacientes con hábitos saludables, sobre todo, sin el hábito de fumar que es realmente perjudicial para la aceptación de este tipo de implantes.