La periodontitis y la pérdida de los dientes

La periodontitis es la enfermedad infecciosa que afecta a los tejidos que soportan el diente. Encías, en un primer momento, y ligamento periodontal y hueso alveolar, después, se ven afectados por esta enfermedad oral que afecta a 8 de cada 10 personas de más de 35 años y es la principal causante de la pérdida de dientes. Estos datos escalofriantes contrastan con la posibilidad de controlar su avance mediante unos buenos hábitos preventivos, algo que puede evitarnos muchos problemas.

Porque a diferencia de la creencia establecida socialmente que la edad acarrea la pérdida de los dientes, la dentadura natural puede durar toda la vida siempre y cuando la cuidemos como es debido. La mayoría pérdidas dentales que sufren los adultos se deben a estados avanzados tanto de caries dental como enfermedad periodontal, algo que se puede evitar con la ayuda de tu dentista en Barcelona y un poco de voluntad.

Por suerte o por desgracia la periodontitis es una enfermedad lenta que suele aparecer en la juventud en forma de gingivitis. En esta fase solo produce una inflamación de las encías debida al exceso de placa dental. Una limpieza dental por parte de los profesionales de Clínica Dental Zendrera y la implementación de buenos hábitos higiénicos bastaría para evitar el avance de la gingivitis, pero de no hacerlo la enfermedad se va complicando.

Con el tiempo, las bacterias empiezan a afectar también el ligamento periodontal y el hueso en el que soporta el diente. De esta manera provoca movilidad de los dientes y en un último instante su pérdida. No hace falta decir que perder un diente es un problema tanto funcional como estético que nos afecta social y emocionalmente. Por lo que vale la pena prevenir tales infecciones y actuar rápidamente en caso que se den.

Para poder hacerlo, nuestros dentistas recomiendan cepillarse los dientes tres veces al día, utilizar el hilo dental después del cepillado nocturno y realizar visitas periódicas cada 6 o 12 meses (según el caso) que sirvan para aplicar limpiezas dentales y hacer un diagnóstico precoz de las infecciones.

Estos sencillos pasos mantendrán tu boca sana y evitarán que, a la larga, pierdas algunos de tus dientes.